Encuesta

¿Que hacer con el aeropuerto?
 
El futuro Irun toma forma y consolida su aval institucional PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Lunes, 14 de Enero de 2019 13:25

Noticia publicada en Diario Vasco,el domingo día 13 de Enero de 2019.

El futuro Irun toma forma y consolida su aval institucional

El futuro Irun toma forma y consolida su aval institucionalGráfico
CAPDEQUI/EASOFLYERS

EL AYUNTAMIENTO AVANZA EN LA REURBANIZACIÓN DEL ESPACIO FERROVIARIO ANTES DE QUE LOS RESPONSABLES POLÍTICOS RATIFIQUEN EL MIÉRCOLES EL CONVENIO

Amaia Chico
AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.Domingo, 13 enero 2019, 10:51
0
El nuevo Irun empieza a coger forma. De momento, sobre el papel. La «revolución social y económica» que supondrá la reurbanización de más de 64.000 metros cuadrados ganados, en buena parte, al espacio ferroviario en desuso comienza a concretarse tanto en el plano administrativo como en el arquitectónico, con un primer avance de cómo podría quedar el corazón de la ciudad fronteriza en el futuro. Una estación intermodal, a modo de puente sobre las vías, que conecte el transporte ferroviario y de autobuses interurbanos con el espacio empresarial, cultural y residencial que emergerá en la zona de la antigua aduana es uno de los elementos centrales del primer boceto que ya pueden observar, no solo imaginar, los vecinos a través de algunas maquetas. Aún queda mucho trayecto para que este 'tren' llegue a su destino, pero desde que el proyecto volvió a encarrilarse hace dos años tras permanecer seis en el cajón, avanza sin obstáculos. El próximo hito se producirá este miércoles, cuando todas las instituciones implicadas -Gobierno central, Gobierno Vasco, Diputación Foral de Gipuzkoa y Ayuntamiento de Irun- suscriban el convenio, que ya han ratificado por separado, para desarrollar Vía Irun.
Esa fotografía conjunta con los responsables institucionales, incluido el ministro de Fomento José Luis Ábalos, servirá para escenificar el acuerdo en torno a un plan que toda la corporación de Irun, con su alcalde José Antonio Santano al frente, ha respaldado por unanimidad y quiere dejar atado antes de las elecciones de mayo. El paso definitivo para eliminar la frontera ferroviaria que divide el municipio desde la llegada del tren en el siglo XIX, la otra gran revolución que vivió la ciudad.
Esta transformación del siglo XXI va ligada también a otro hito ferroviario, la futura entrada del tren de alta velocidad, pendiente de que se retomen los trabajos de adaptación de la vía convencional entre Irun y San Sebastián y a la espera de la culminación de la Y vasca, que mantiene como fecha de inauguración 2023. Pero la revolución llega de la mano del proyecto de integración de ese espacio ferroviario más reducido, que seguirá atravesando Irun, con el nuevo entorno urbano. «Se abren espacios de oportunidad en el centro de la ciudad, que se convertirá en un nudo de comunicaciones», defienden sus impulsores.
Ese es el esquema con el que se trabaja en esta primera fase para posibilitar la interconexión de todos los espacios, los ferroviarios que pertenecen a Adif, los 33.888 m2 que la gestora estatal ha desafectado para incorporarlos a la ciudad y los municipales que están junto a la antigua aduana. Los iruneses pueden hacerse ya una primera idea gracias a la pequeña exposición abierta hace un mes en la plaza Txanaleta. Esas primeras maquetas de Vía Irun forman parte del «avance» del proyecto que se encuentra en exposición pública. «Es el previo, aún no hay nada decidido», advierte Naiara Zabala, arquitecta municipal del Ayuntamiento y responsable técnica de Vía Irun, que confía en avanzar la tramitación manteniendo «el consenso» político existente. «Es un proyecto de todo el municipio», recalca.
Lo primero que llama la atención de él es la futura estación internacional e intermodal. El edificio atraviesa a modo de «puente» las vías desde la ubicación actual hasta la zona que ocupan los antiguos edificios de la Aduana. Su diseño definitivo corresponde a Adif y a Fomento, propietarios de esos terrenos, y en la visita del próximo miércoles sus responsables podrían concretar algún detalle más de la terminal. Este intercambiador acogerá tanto el tráfico de alta velocidad, como la larga distancia y los cercanías, además de integrar los autobuses interurbanos. Las reuniones que en los últimos meses han mantenido técnicos de Adif y municipales apuntan en esa línea.
Esa estación se sitúa fuera del perímetro de los 64.023,67 m2 en los que se centra la reurbanización de Vía Irun y, por tanto, la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), la herramienta municipal para cambiar los usos del suelo, que ya ha comenzado su tramitación con la mencionada exposición pública del avance del proyecto. Pero esa futura infraestructura sí conectará con el emergente espacio destinado «a usos mixtos»: residenciales, culturales, empresariales, comerciales... Formará parte del renovado paisaje urbano de Irun, y por tanto, se incluye también en el convenio que las instituciones rubrican el miércoles.

Centro Irun, la conexión

Unido a la estación, se erigirá Centro Irun. «Será el edificio emblemático del entorno», la conexión que permitirá el acceso peatonal y ciclista -mediante rampas exteriores- entre la zona ferroviaria y la nueva plaza de la Aduana, la que surgirá con la rehabilitación de los antiguos edificios. En su interior, Centro Irun albergará actividad comercial, centros de empresas consolidadas de la ciudad o iniciativas de emprendizaje, y centros formativos. La base, todo ello, del «distrito de innovación urbana» en el que se va a convertir este núcleo, siguiendo el ejemplo de parques empresariales urbanos de Burdeos, Copenhague o Gotemburgo. Un polo que se completa con una zona residencial y de equipamientos para la ciudadanía cuyo diseño se está testando también con diferentes sectores de población, para analizar el impacto en cada uno de los usos y los posibles diseños de aspectos como la seguridad, la actividad económica, la educativa, la comercial...
De momento, se avanzan dos alternativas para ese espacio residencial que se ubicará en los terrenos desafectados y el actual aparcamiento. La primera -según se observa en la primera maqueta-, con una hilera de edificios de oficinas junto a las vías que albergarían también usos comerciales, y otra hilera de inmuebles residenciales, hacia la vía de Euskotren que discurre por ahí. La segunda alternativa plantea manzanas de edificios más compactas, en las que se distribuyen los espacios terciarios y educativos previstos y las zonas verdes de esparcimiento. Dos soluciones que tienen en cuenta además los consumos energéticos para cada una y, a partir de las cuales, se decidirá el diseño final, donde se concretará el uso de cada superficie. Ese primer paso en la modificación del PGOU, la aprobación de los criterios y objetivos, se espera culminar en un pleno el próximo marzo.

Soterrar la vía de Euskotren

Una de las claves aún por resolver para el diseño final es la decisión que el Gobierno Vasco, a través de Eusko Trenbide Sarea, adopte sobre su línea del Topo. «La conversación está abierta, no hay un proyecto definido», explica Zabala, aunque sí «la intención de mejorar la permeabilidad» en la zona. Las opciones pasan, explica la arquitecta, por soterrar la línea entre Belaskoenea y la estación de Colón, a la que Euskotren no quiere renunciar; desplazar la vía hacia la zona ferroviaria de Renfe, o ampliar el actual túnel, lo que no eliminaría los pasos a nivel. Esa solución condicionará el desarrollo de Vía Irun, y según su responsable técnica, las dos primeras propuestas son las que «mejor» compatibilizarían con la vocación municipal de eliminar la barrera ferroviaria.
Esos extremos son los que deberán concretarse en los próximos meses de cara a continuar con la modificación del PGOU que, con el calendario más optimista, tras salvar en marzo el primer paso, prevé completar la aprobación inicial a final de año, y la definitiva a mediados de 2020. «El convenio que se ratifica el miércoles despeja el camino».
 
Foro Ciudadano Irunes - Irungo Hiritar Foroa, Powered by Joomla!; Joomla templates by SG web hosting