Encuesta

¿Que hacer con el aeropuerto?
 
Bienestar social
Piden catorce años para un acusado de violar a un menor de 15 años en Irun PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Martes, 17 de Diciembre de 2019 09:26

Noticia publicada en Diario Vasco,el lunes día 16 de Diciembre de 2019.

Piden catorce años para un acusado de violar a un menor de 15 años en Irun

Piden catorce años para un acusado de violar a un menor de 15 años en Irun

EL ENCARGADO DE UNA TIENDA DE LA LOCALIDAD FRONTERIZA HA SIDO JUZGADO EN SAN SEBASTIÁN

EFELunes, 16 diciembre 2019, 18:46
La Fiscalía de Gipuzkoa pide catorce años para el encargado de una tienda de Irun que ha sido juzgado en San Sebastián acusado de violar a un menor de quince años que había entrado en su establecimiento para «realizar unas compras».
Según el escrito de acusación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso EFE, los hechos, que fueron enjuiciados la semana pasada a puerta cerrada en la Audiencia de Gipuzkoa, sucedieron sobre las 20.30 horas del 6 de mayo de 2018, cuando la víctima accedió al citado establecimiento con la intención de adquirir varios productos.
El documento precisa que el adolescente se dirigió entonces a la «zona refrigerada» del local, donde se agachó para coger una lata de refresco, momento en el que el imputado, que por entonces tenía 45 años, se le aproximó por detrás y «le palpó las nalgas», al tiempo que le preguntaba si «era eso lo que también quería», a lo que el menor respondió «de forma negativa».
A pesar de ello, el procesado, «insistió y le condujo a empujones hacia la zona interior de la tienda» donde había un servició en el que presuntamente lo violó.
El acusado, de nacionalidad extranjera, se encuentra en prisión provisional por estos hechos desde el 8 de mayo del año pasado.
Según han señalado a EFE fuentes del caso, en la última sesión del juicio, la Fiscalía elevó a definitivas sus conclusiones provisionales y reclamó catorce años de reclusión para el imputado como autor de un delito de agresión sexual con violencia e intimidación y con acceso carnal a un menor de 16 años, así como que se le impida comunicarse con el perjudicado y acercarse a él durante diez años.
La acusación particular, por su parte, demandó catorce años y dos meses de prisión, al entender que en este caso concurre la agravante de superioridad. Asimismo, ambas acusaciones demandaron una compensación de 20.000 euros para la víctima por los daños morales sufridos, a la espera de que el tribunal dicte sentencia.
 
Se enfrenta a diez años de cárcel acusado de abusar de una chica inconsciente en Irun PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Martes, 17 de Diciembre de 2019 09:23

Noticia publicada en Diario Vasco,el lunes día 16 de Diciembre de 2019.

Se enfrenta a diez años de cárcel acusado de abusar de una chica inconsciente en Irun

Se enfrenta a diez años de cárcel acusado de abusar de una chica inconsciente en Irun

LOS HECHOS AHORA JUZGADOS SUCEDIERON DURANTE LOS SANMARCIALES DEL AÑO PASADO.

EFELunes, 16 diciembre 2019, 18:45
La Fiscalía de Gipuzkoa y la acusación particular piden diez años de cárcel para un hombre que está siendo juzgado en San Sebastián acusado de abusar sexualmente de una mujer que se encontraba inconsciente, afectada por el consumo de alcohol, durante los Sanmarciales del año pasado.
Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso EFE, los hechos se produjeron sobre las siete de la mañana del 24 de junio de 2018, cuando el procesado coincidió en la calle Cipriano Larrañaga de la localidad fronteriza con la víctima, quien se hallaba «en estado de inconsciencia por intoxicación etílica, tumbada en el suelo».
El texto aclara que, «aprovechándose» de esta situación, el procesado, que ya tiene una condena previa por hechos similares, «actuó para satisfacer su apetito sexual», se aproximó a ella y presuntamente «comenzó a tocar todo su cuerpo por encima y debajo de la ropa», tras lo que le bajó los pantalones y la ropa interior y «le introdujo los dedos» en la vagina. El documento de la Fiscalía aclara que el hombre «cesó en su acción cuando otras personas se apercibieron de lo que estaba haciendo y emprendió la huida».
Durante la primera sesión de la vista, celebrada este lunes en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, el acusado ha reconocido los hechos que se le imputan, si bien ha precisado que la perjudicada no se encontraba inconsciente y ha sugerido que los tocamientos fueron consentidos por la mujer.
El inculpado ha explicado que aquella noche estuvo de fiesta con unos amigos por la zona de «Moscú», bebiendo y fumando marihuana, tras lo que sus compañeros se marcharon y se quedó solo, borracho, dormido en un banco, sin despertar hasta las seis de la madrugada.
Posteriormente, tuvo lugar el episodio de los tocamientos en la calle Cipriano Larrañaga que, según ha relatado, fue consentido por la mujer quien, según ha señalado, estaba borracha y con un hombre que la acompañaba en una situación similar en un banco cercano.
El acusado, que ha dicho ser alcohólico desde 2016 y que ha declarado de una forma muy confusa, ha precisado que cesó en su actitud cuando dos mujeres que pasaron por el lugar le recriminaron su actitud y decidió marcharse del lugar, si bien la Ertzaintza lo detuvo después en el interior de un portal cercano.
Durante la vista, también ha declarado el agente que instruyó las diligencias policiales, quien ha desvelado que aquella misma noche el procesado fue identificado en una zona de «txoznas» de Irun por efectivos de la Guardia Municipal, después de que tres chicas alertarán de que les había realizado distintos tocamientos, si bien las jóvenes no quisieron denunciar lo sucedido, por lo que el hombre sólo fue identificado.
Por su parte, los dos ertzainas que acudieron al lugar han confirmado que quienes alertaron del suceso fueron dos mujeres que presenciaron los hechos, al tiempo que han confirmado que la víctima se encontraba en el suelo, «apenas podía articular palabra», «no era consciente de lo que pasaba» y fue atendida por la dotación de una ambulancia.
Otra pareja de agentes que practicaron la detención han recordado que localizaron al sospechoso escondido en un portal cercano, al que accedieron después de que un testigo les explicara que se había ocultado allí. Estos ertzainas han comentado que encontraron al hombre en el rellano situado entre el segundo y el tercer piso del inmueble y que opuso resistencia a ser detenido ya que hubo que «forzarle» a que les acompañara.
Los agentes han recordado también que en un momento dado se les acercó el dueño de un bar cercano en el que la víctima y su acompañante habían pasado la noche bebiendo, quien les explicó que, al ver el estado en el que ambos se encontraban, sentados en un banco próximo con sus «enseres» a la vista, había decido cogerlos él para preservarlos porque había visto cómo les «rondaban» varias personas que podrían robarles, tras lo que entregó estos artículos personales a los ertzainas.
Asimismo, dos policías de la Guardia Municipal han confirmado que el acusado había sido identificado horas atrás por los citados tocamientos a unas chicas. Está previsto que el juicio continúe mañana con la declaración de la víctima y otros testigos.
 
Mujeres migrantes como libros abiertos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Lunes, 16 de Diciembre de 2019 12:57

Noticia publicada en Diario Vasco,el domingo día 15 de Diciembre de 2019.

 

Mujeres migrantes como libros abiertos

La saharaui Omla explica a un grupo de participantes en la actividad sus vivencias desde que llegó a Irun, en 2012, después de haber vivido en Cuba y en Valencia./F. DE LA HERA
La saharaui Omla explica a un grupo de participantes en la actividad sus vivencias desde que llegó a Irun, en 2012, después de haber vivido en Cuba y en Valencia. / F. DE LA HERA

Vecinas de Irun procedentes de distintos países comparten sus vivencias en la 'Biblioteca humana'. Omla (Sáhara), Anna (Moldavia) y Teresa (Honduras) dieron a conocer en el CBA su experiencia migratoria y su proceso de integración

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.Domingo, 15 diciembre 2019, 08:20

El próximo miércoles, 18 de diciembre, se conmemora el Día Internacional de la Persona Migrante. En torno a esta fecha, la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Irun han colaborado en la organización de un programa de actividades, que el pasado jueves tuvo en el CBA, una de sus principales citas: la 'Biblioteca humana'. Los asistentes pudieron acceder, de primera mano, al testimonio de tres mujeres migrantes: Omla (Sáhara), Teresa (Honduras) y Anna (Moldavia), a las que escucharon y plantearon dudas y preguntas.

Fomentar el diálogo y las relaciones interculturales y acercar, sin intermediarios, la experiencia migratoria y el proceso de integración era el objetivo de la 'Biblioteca humana', que en el caso del CBA, se alcanzó con nota alta. La asistencia de ciudadanos interesados en conocer estas experiencias fue numerosa y la capacidad de las protagonistas para transmitir sus vivencias, admirable, a pesar de que una de ellas acaba de empezar a familiarizarse con el idioma. Todos los participantes, distribuidos en grupos, fueron conversando por turnos con cada una de las tres mujeres.

Anna llegó a Irun el pasado mes de agosto. Su marido llevaba dos años trabajando aquí y aunque ella tenía empleo en Moldavia, decidió venir para que sus hijos estén también junto a su padre. Lo primero que hizo Anna con cada grupo de asistentes fue mostrarles un mapa para que situaran su país . «Es muy pequeño. Está en Europa, entre Rumania y Ucrania, pero no es de la Unión Europea. La población es de 4 millones de habitantes, pero ahora hay mucha migración».

«Aunque intente integrarse y relacionarse, el migrante siempre tiene miedo al rechazo»OMLA, SAHARA

Cuando llegó a Irun, Anna sólo sabía decir «gracias, agur, hola, kaixo y adiós». Cuatro meses después, se hace entender bastante bien sin ayuda, aunque la para la 'Biblioteca humana' contó con la asistencia de una traductora.

Anna, por la seguridad

La experiencia migratoria «es muy difícil», asegura Anna. «Es como empezar la vida de nuevo. Ahora no tengo amigos aquí. Pero me gusta el país. La gente tiene un corazón grande. Soy sincera. Aquí la vida es buena. Hay seguridad. Es un país ideal para crecer los niños. Creo que aquí mis niños tienen un futuro seguro. Para ellos también ha sido difícil, porque no hablan bien todavía en castellano, ni en euskera. Vienen cansados de la escuela, física y psicológicamente, pero ellos aprenden rápido y hacen amigos rápido...»

«Estoy lista para responder dudas», dice Anna. Alguien pregunta por qué dejó Moldavia y si echa de menos su país. «Echo de menos a las personas que quiero, pero no Moldavia. Vine porque estoy enfadada con mi país, con el sistema. Creo que si no te gusta cómo está el país donde has nacido, puedes cambiar. En Moldavia es muy difícil vivir. La vida es muy cara. Los precios son como aquí, pero el salario medio es como 200 euros. Hay una enorme corrupción. Hay que pagar el médico, la escuela... Si eres buena profesional, pero tus padres no tienen dinero o no tienes relaciones importantes, encontrar trabajo es muy difícil».

 

«Echo de menos a las personas que quiero, pero no mi país, porque estoy enfadada con el sistema»ANNA, MOLDAVIA

Anna es ingeniera. Trabajaba como jefa de logística en una de las principales empresas procesadoras carnitas de su país. «Pero mis estudios, que son especializados en la industria de la carne, no tienen homologación aquí. No hay un título igual». De cara a su futuro laboral, el primer paso será reunir la documentación necesaria para homologar su Bachillerato. Hasta dentro de tres años, no podrá disponer de un permiso de trabajo, ni recibir un sueldo de manera legal.

Omla, por la identidad

La percepción de Omla sobre el proceso de integración es más dura. «Yo creo que el migrante, por más que intente relacionarse e integrarse, siempre va a tener miedo de ser rechazado. Si mi hijo comete un error, siempre temes que digan que lo ha hecho porque es el hijo de la inmigrante. Mis hijos nacieron aquí, pero no les van a mirar como españoles puros. Oyes que el inmigrante es el ladrón, el violador, el que hace las cosas malas. Todos somos migrantes. Los vascos emigraron a América y al País Vasco vinieron andaluces, gallegos, extremeños...»

Omla se licenció en Economía en Cuba, país en el que residió durante 15 años. Al terminar la carrera, regresó al campo de refugiados donde vive su familia. «Tenía 25 años, trabajé allí durante año y medio, no de lo mío, porque allí no hay empresas, ni fábricas. Llegué con una ideología diferente y me resultó difícil quedarme».

En 2002, Omla decidió venir a España, primero a Valencia y diez años después, a Irun. «No tengo problema con el idioma y tampoco tuve problema con los papeles, porque España colonizó mi país y mis padres eran españoles. Tuve los papeles en regla a los pocos meses y en cuanto los tuve, empecé a trabajar».

 

«Ahora estoy en el proceso de decidir si me quedo aquí o Irun es un lugar transitorio»

 

En Irun, Omla se está integrando «bastante bien». Cree que integrarse en la sociedad «no es convertirse al 100%, porque tú vas a llevar tu ideología, tus costumbres, tus tradiciones y tu cultura. Integrarse es formar parte de una sociedad, tratar a la gente con educación, consideración y respeto, sea cristiana, judía, atea o musulmana. Yo soy española, pero no voy a dejar de ser árabe. Yo participo en la Nochebuena y en los Reyes Magos, pero puedo seguir siendo musulmana toda la vida. Yo respeto a la gente y quiero que la gente me mire con respeto, que no piense ahí va la musulmana con su pañuelo. Quiero que se mire con respeto a las latinas, a los indios, a los subsaharianos, que son los que más rechazo sufren. Es un proceso largo, pero si llegamos a ayudarnos y hacemos más espacios como estos para hablar, habrá más integración».

Teresa, en la duda

Teresa llegó el pasado mes de marzo desde Tegucigalpa, la capital hondureña, para pasar unos días de vacaciones con su familia y regresar después a casa. «Cuando llegué acá surgió una situación familiar complicada y decidí quedarme para ayudar. Afortunadamente, estoy en situación regular, porque mi familia es española. Me ha costado quedarme. Allá tenía un buen trabajo y me habían ofrecido un ascenso. Siento que Irun es un lugar transitorio. Por el momento, no me veo viviendo aquí de manera permanente, pero ahora estoy en el proceso de decidir. Estudié Psicología y en mi caso, no me resultaría difícil homologar el título».

Se quede o no, finalmente, Teresa defiende «el valor de los migrantes, porque enriquecemos al país de destino en diversidad cultural y de mano de obra. Tenemos valor porque hay que ser muy valiente para dejar el país de origen y llegar a otro país, en el que vas tener un choque cultural y en el que, querámoslo o no, existen el racismo y los prejuicios».

 
«La pornografía está ocupando el lugar de la educación sexo-afectiva» PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Lunes, 16 de Diciembre de 2019 12:50

Noticia publicada en Diario Vasco,el domingo día 15 de Diciembre de 2019.

 

«La pornografía está ocupando el lugar de la educación sexo-afectiva»

Conferencia. La activista Amelia Tiganus, con Irene Kastezubi, de Gaurko Andreak, en Oiasso. / F. DE LA HERA
Conferencia. La activista Amelia Tiganus, con Irene Kastezubi, de Gaurko Andreak, en Oiasso. / F. DE LA HERA

La activista Amelia Tiganus advierte sobre la influencia que ejerce sobre adolescentes y jóvenes la industria de la explotación sexual

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.Domingo, 15 diciembre 2019, 08:23

El Museo Oiasso acogió el viernes una de las últimas actividades enmarcadas en el programa organizado con motivo del 25-N. Gaurko Andreak Berdintasunaren Aldeko Elkartea invitó como ponente a la activista feminista Amelia Tiganus, que pronunció una conferencia titulada 'Pornografía y prostitución. ¿Cómo vivir sin violencia sexual?'. Lejos del «neolenguaje», que criticó rotundamente, Amelia Tiganus habló de forma clara y directa sobre los peligros que, sobre todo para jóvenes y adolescentes, está generando la «industria de la explotación sexual».

Además de utilizar un lenguaje cristalino, Amelia habló con conocimiento de causa. Ella sufrió una violación múltiple en su Rumanía natal a la edad de 13 años. A los 17, fue captada por una red de explotación sexual, que la trajo a España y la anduvo moviendo, como a otras muchas jóvenes, por diferentes prostíbulos durante cinco largos años. Desde hace más de dos décadas, una vez recuperada físicamente, «porque psicológicamente no lo he superado», dice, se ha volcado en la lucha contra toda forma de cosificación de las mujeres.

Generadores de demanda

Tras hacer un recorrido por la historia y el origen de la prostitución, Amelia Tiganus se centró «en la fuerza de una gran industria: la pornografía, que es el marketing de la prostitución y que ocupa el lugar que debería ocupar la educación sexo-afectiva», dijo. «La pornografía es un producto y como tal, se tiene que vender y sacar continuamente nuevas fórmulas. Empezó con la infantilización de las mujeres. Luego fue dando pasos hacia una versión más misógina, más violenta y más cruel, con golpes, tirones de pelo, violaciones en grupo y hasta prácticas que tienen que ver con la asfixia. Cada vez se detectan más adolescentes y jóvenes que llegan a Urgencias» con problemas derivados de estas prácticas.

Amelia Tiganus afirmó que no sólo hay una demanda de prostitución, sino que también «hay un generador de esa demanda. Los jóvenes se educan con la pornografía, practican con la prostitución y la prostitución les sirve de puente entre aquello que piensan que es fantasía y el mundo real».

La industria de la explotación sexual está «entre las tres primeras industrias que más dinero mueven en el mundo, junto con las drogas y las armas», añadió. «Pero es muchísimo más fácil vender mujeres que vender drogas o armas. Las mujeres están en todos los países y además, las puedes vender todas las veces que quieras, hasta que colapsan».

La ponente criticó «el nuevo relato» que esa «industria criminal», ávida de mercancía joven, está utilizando en la actualidad. «Les dicen que son mujeres empoderadas, libres y autónomas. Antes nos decían 'usa tus armas de mujer para sacar el dinero a los hombres'. Hoy en día, 'armas de mujer' suena a machista, porque lo es. Ahora le han puesto otro nombre: 'capital erótico'. 'Usa tu capital erótico'. Seguimos en situación de peligro».

Amelia quiso dejar muy claro que es necesario romper con una dicotomía. «Para nosotras, es lo mismo que a una joven madrileña la violen entre cinco en un portal, que a una joven nigeriana le hagan lo mismo sistemáticamente y todos los días en un prostíbulo. Son tipos que abusan de su poder y de su superioridad aprovechándose de la situación de vulnerabilidad de unas mujeres, a las llevan a hacer prácticas que no son deseadas, ni placenteras, sino que tienen que ver con la dominación».

La activista ha vivido «en España, que es el primer país europeo en consumo de prostitución y en Rumanía, que es el mayor exportador de Europa de mercancía de mujeres y niñas». Criticó, también, una legislación inoperante contra la trata. «Cuando salen en TV diciendo que han desmantelado una red, pateando l a puerta de un prostíbulo y rescatando mujeres, preguntaría qué entienden por rescatar mujeres. ¿Qué pasa cuando las sacan de allí? Acaban en CIES y son devueltas a sus países, donde las vuelven a captar y entonces, no sólo tienen que pagar la primera deuda, sino también la segunda, porque están amenazadas ellas y sus familias».

Amelia Tiganus aseguró que «los proxenetas a los que detienen son siempre los de fuera. A los autóctonos, que son los jefes y que están muy bien relacionados con el poder, no los pillan. Los llaman 'empresarios de la noche'». Tampoco se olvidó la ponente de «los puteros, No son clientes, ni usuarios. No es lo mismo que ir a comprar el pan. Tienen una responsabilidad».

Durante demasiados años, Amelia Tiganus sintió la mordaza de la culpa, el miedo y la vergüenza, hasta que comprendió que cargaba sobre sus espaldas «con el peso de un sistema criminal». Ahora piensa seguir hablando alto y claro «mientras haya una sola mujer en el mundo explotada sexualmente».

 
Renacer para la prevención y la denuncia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Lunes, 16 de Diciembre de 2019 12:47

Noticia publicada en Diario Vasco,el domingo día 15 de Diciembre de 2019.

Renacer para la prevención y la denuncia

Domingo, 15 diciembre 2019, 00:18
Amelia Tiganus, nació el 11
de marzo de 1984 en Galati, Rumanía. Actualmente vive en Euskadi, su ventana al mundo desde la que pudo reconstruir su vida y renacer después de haber sido explotada sexualmente durante cinco años. Ha publicado varios artículos, entre los que destaca 'La revuelta de las putas' y 'El trabajo os hará libres'. Es formadora en varios cursos y talleres de sensibilización y prevención la prostitución y la violencia sexual, tanto presenciales como on line. Fue coordinadora en Feminicidio.net durante tres años y colabora con varias asociaciones y ONG nacionales e internacionales. Ha recibido numerosos premios y reconocimientos a su labor en pro de los derechos de las mujeres y las niñas. En los últimos tres años, ha impartido más de 200 conferencias, charlas y talleres por todo el territorio español y también en Argentina y Alemania. Actualmente, forma parte de EHMA - Euskal Herriko Mugimendu Abolizionizta (Movimiento Abolicionista del País Vasco), un proyecto social dedicado a combatir toda forma de cosificación, mercantilización y alienación de los cuerpos y vidas de las mujeres.
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL
Foro Ciudadano Irunes - Irungo Hiritar Foroa, Powered by Joomla!; Joomla templates by SG web hosting